ANEMIA MICROCITICA

La anemia microcítica es el tipo de anemia que se caracteriza porque el tamaño de los glóbulos rojos -volumen corpuscular medio- es menor que la estándar, por ejemplo el hierro.
Es decir, se dice que se trata de una anemia microcítica, cuando las células rojas de la sangre son anormalmente pequeñas, fenómeno que se encuentra acompañado por una disminución de la producción de hemoglobina. La hemoglobina es la proteína sintetizada por las células rojas de la sangre -eritroblastos- que está compuesta por una porción de proteína, globina y hierro hemo, que permite el transporte de oxígeno desde los pulmones hacia afuera, es decir hacia los tejidos, asimismo permite el transporte del dióxido de carbono de los pulmones hacia el exterior, lo que es expulsado a través del aliento.
Dentro de los síntomas de anemia del tipo microcítica se encuentran:
• Una pérdida en el sentido del gusto en la lengua.
• La presencia de queilitis angular, es decir, la lesión inflamatoria en la comisura labial, o en un rincón de la boca.
• Uñas quebradizas o con pérdida de su convexidad.
• A veces se presentan trastornos de la deglución -dificultad para tragar-.
Para llegar a determinar un diagnóstico en el que se afirme que se trata de una anemia microcítica, se comienza por buscar una deficiencia real de hierro en el cuerpo. Si esto es positivo, el hierro sérico -cantidad de hierro en la sangre- se reduce, mientras que se da un incremento de la tasa de transferrina, la proteína de la sangre que se combina con el hierro y que se encuentra asociada con el azúcar, que se produce en el hígado y se almacena en la médula ósea, bazo e hígado.
Además los análisis de sangre mostrarán si se trata de una anemia microcítica cuando muestren un bajo recuento de reticulocitos -glóbulos rojos jóvenes- lo que va acompañado de una disminución de la cantidad de hierro.
Hay ocasiones en las que existe una trombocitosis -alta producción de plaquetas- y no necesariamente va acompañada de una deficiencia de hierro, este es el caso cuando el problema está directamente relacionado con la producción de hemoglobina, se trata pues, de una anemia microcítica congénita o adquirida.
El diagnóstico es importante para buscar el mejor tratamiento que se dará con respecto a la causa, cabe señalar que las principales causas de la anemia microcítica son: sangrado crónico -en particular el gastrointestinal-, sangrado uterino, embarazos múltiples. También se da el caso cuando se presenta una anemia normocítica -donde existe un volumen normal de las células rojas de la sangre- que llega a convertirse rápidamente en microcítica, en este caso destaca que el contenido de hierro de la sangre se reduce pero la transferrina no aumenta. Generalmente existe la presencia de un recuento de plaquetas elevado -trombocitosis- así como signos de inflamación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>