ANEMIA

La anemia se define como un empobrecimiento de la sangre debido a una disminución de la cantidad total de los glóbulos rojos, así como ocurre luego de las hemorragias, o bien por enfermedades, ya sea de tipo hereditario, o adquiridas, en las que disminuye la cantidad de hemoglobina o bien el número de glóbulos rojos. Es decir, la anemia se trata de un problema de salud, de tipo relativamente común, y se caracteriza por la falta de células rojas de la sangre. Los datos reflejan que para tratarse de una anemia, la hemoglobina debe ser menor de 14g/1 en los hombres y de 12g/1 en las mujeres.
Los glóbulos rojos son las células que se localizan en la sangre, son los encargados de llevar el oxígeno a los tejidos y a los órganos. Los riñones son los encargados de secretar una hormona llamada eritropoyetina, la proteína reguladora de la eritropoyesis, el proceso de formación de glóbulos rojos.
Para entender el proceso de la anemia conviene saber lo que sucede con los glóbulos rojos, éstos son células de la sangre que conforman a la hemoglobina, misma que se conforma de una proteína (globina) y un pigmento (hemo). La hemo es la que da el color rojo de la sangre y se fija el hierro que transporta el oxígeno desde los pulmones hasta las células. El oxígeno es necesario para la producción de energía en las células y permite que los órganos puedan desempeñar sus funciones. El pigmento que se encuentra unido al oxígeno es de color rojo brillante y circula en las arterias. Cuando baja la cantidad de dichos glóbulos rojos, es cuando se puede hablar de una anemia como tal.
Dentro de los síntomas de anemia se encuentran de manera general el sentirse cansado (disnea) y sin aliento con más facilidad de lo normal, esto debido a que el corazón se ve obligado a trabajar más para suministrar oxígeno. A esto se le suma la palidez de la piel y las membranas mucosas (en la conjuntiva), taquicardia, dolor de cabeza, mareos y zumbido en los oídos. Ya en una etapa más avanzada se presenta una pérdida de apetito, amenorrea (el cese de la menstruación), impotencia en los hombres y a veces fiebre moderada.
Varias son las situaciones que pueden conducir a la presencia de anemia entre las que se incluyen la deficiencia de hierro, una enfermedad crónica, enfermedad de la médula ósea, una enfermedad genética o bien sangrado, es decir, un flujo de sangre fuera de los vasos sanguíneos.
Según datos ofrecidos por la Organización Mundial de la Salud, el 25% de la población mundial sufre de anemia. La mitad de dichos casos es debido a una deficiencia nutricional en hierro. Las personas con mayor riesgo de anemia son las mujeres con menstruaciones abundantes, niños en edad preescolar, y las mujeres embarazadas.

ANEMIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>